inicio :: investigación y arqueología :: necrópolis medieval

investigación y arqueología

necrópolis medieval

En los alrededores inmediatos de la Seu y en su subsuelo, hay constancia de numerosos entierros. El más antiguo corresponde al período romano tardío. Son una veintena de tumbas que se pueden fechar entre finales del siglo III y principios del VI. Tipológicamente las más antiguas están hechas con teja romana plana y encorvadas en las juntas (ímbrex) y de sección triangular. También hay losas de esta forma. A partir del siglo VII se generaliza la caja rectangular de losas o cista que llega hasta el siglo XIV. Éstas últimas son las más numerosas. También se debe mencionar el descubrimiento de alguna sepultura antropomorfa excavada en la roca natural. Donde hay una estratigrafía más completa de los entierros es bajo la capilla dels Favets, con muestras de la alta edad media hasta el siglo XIX.

De las más viejas destacan unas fosas revestidas de losas, de características antropomórficas. El análisis antropológico de este conjunto lo ha realizado Lluís Guerrero. Destaca el estudio de una mujer madura de época medieval con signos evidentes de patologías y con una punta de flecha encastada en la pierna, que le causó la muerte. También se deben mencionar las cámaras sepulcrales que se encuentran debajo de la nave principal, así como unos bonitos recipientes funerarios y sarcófagos colgados en las paredes de la zona del ábside. Destaca la del caballero Bernat de Manresa, de una señora de la saga de los Calders y los osarios de la família Saera. En el claustro hay un sepulcro del canónigo Mulet, del siglo XVIII.