inicio :: la conservación del monumento :: proyectos, problemáticas y retos

la conservación del monumento

proyectos, problemáticas y retos

Como todos los conjuntos inmuebles patrimoniales de ámbito urbano, la Seu tiene y tendrá problemas de mantenimiento por el deterioramiento constante que causa la contaminación de gases diversos y substancias químicas de carácter ácido que tiñen y erosionan la piedra. Las aves también originan problemas con sus excrementos y con sus propios cuerpos, ya que cuando mueren embozan los desagües y producen filtraciones. La acción antrópica también es causa del deterioramiento de los muros, de los pavimentos y de elementos diversos. La climatología manresana, de tipo continental, oscila entre ambientes muy secos y temperaturas que superan los 40º en el verano, y humedades y grandes olas de frío en el invierno con temperaturas que han llegado a marcar los -18º. Estas condiciones también son una fuente constante de destrucción de muros, pavimentos y, sobretodo, de los elementos arquitectónicos suntuarios.

La Seu es una construcción de grandes dimensiones que tiene vida propia, y la escasez de medios, poco proporcionales a su magnitud, hace que se deteriore a un ritmo más rápido que el de su constante restauración. Las instalaciones también están sometidas a un desgaste permanente y originan inversiones periódicas. Los nuevos usos culturales del conjunto monumental exigen adecuaciones de espacios y servicios y un mayor mantenimiento. Nuestra sociedad tiene que ser capaz de gestionar recursos y esfuerzos para satisfacer todas estas necesidades.